lunes, 28 de febrero de 2011

Pollo con ciruelas

Esta receta es una adaptación, algo más ligera pues he prescindido de los ingredientes más grasos, de un plato francés: lapin aux pruneaux. Seguramente me estoy perdiendo algo, pero a mí el conejo no me va; así que he optado por cambiarlo por pollo. Y el resultado es estupendo.

Foto: Mica Sant
Ingredientes para 2 personas
2 cuartos traseros de pollo
2 cebollas grandes
8 ciruelas pasas sin hueso
1 copita de coñac (o vino)
1 ramillete de hierbas
Aceite de oliva
Sal

Elaboración
1. Se doran los cuartos traseros (cortados en 3 trozos cada uno y sin piel) en 2 cucharadas de aceite de oliva. Cuando estén dorados, se añade la cebolla picada finamente. Se pone un poco de sal y se baja un poco el fuego.

2. Cuando la cebolla esté transparente, se añade el coñac o el vino (donde han estado macerando las ciruelas) y se deja que se evapore el alcohol. Se cubre de agua, se añade el ramillete de hierbas y se tapa. Se cuece a fuego medio durante 30 min.

3. Por último, se añaden las ciruelas y se deja otros 15 min destapado para que reduzca la salsa. Si se quiere la salsa más fina, se puede triturar.

El resultado es una salsa con un toque dulce por las ciruelas pasas, pero nada empalagoso. Consejo: conviene abastecerse de pan en abundancia.

Menú:
Pollo con ciruelas

domingo, 27 de febrero de 2011

Cisne negro

Esta madrugada se entregan los premios Óscar en Hollywood. No es que yo les tenga ninguna afición; pero, precisamente, una de las candidatas a obtener la estatuilla como mejor actriz es la protagonista de la última película que he visto: Natalie Portman en Cisne negro.

La película cuenta el camino lleno de dolor, miedo e inseguridad de una bailarina hacia lo sublime y la perfección en el arte, lo que no puede desembocar en otra cosa más que en la locura y la destrucción. Arte y locura se han dado la mano en numerosas ocasiones y, he aquí, una vez más. ¿Realidad o mito?

En mi opinión, Natalie Portman lo es todo en esta película, sin ánimo de menospreciar el trabajo de los demás actores (ni siquiera reconocí a Winona Ryder); por eso, creo que se merece los premios que le concedan sean los que fueren. Una estupenda actriz (no sé si también buena bailarina, porque lo desconozco todo de la técnica del ballet), cuyos rasgos ojerosos y enfermizos revelan desde el inicio el sufrimiento y la angustia que la obsesionan. Yo salí estremecida y triste del cine, preguntándome ¿hace falta sufrir tanto para estar a la altura del arte?

viernes, 25 de febrero de 2011

Empanadillas de acelgas y jamón

En el apartado de recetas que pueden sacarte de un apuro, se encuentran las empanadillas. Estas que sugiero, servirán de segundo plato para completar unas legumbres.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
200 g de acelgas cocidas
1 loncha de jamón serrano
2 dientes de ajo
16 obleas para empanadillas (de la marca que más os gusten)
1 huevo
Aceite de oliva virgen
Sal y pimienta

Elaboración
1. Se pican los dientes de ajo y el jamón, y se ponen a freír en 2 cucharadas de aceite de oliva.

2. Se añaden las acelgas muy picadas, se rehogan y se ponen a punto de sal y pimienta.

3. Se rellenan las empanadillas (con forma de media luna o redondas), se cierran con un tenedor o haciéndoles un reborde, se pintan con huevo batido y se hornean 10-12 min con el horno previamente calentado a 200º.

Es viernes y estoy un poco cansada. Como tampoco quiero cansar a los demás, solo deseo un buen fin de semana a todo el mundo, y que probéis estas ricas empanadillas: una estupenda cena también para cualquier día del fin de semana.

Menú:
Empanadillas de acelgas y jamón

jueves, 24 de febrero de 2011

Tortilla de patata y cebolla

Hoy otro clásico de la cocina española. Hay muchas variedades de tortilla de patata, aunque las dos más habituales son: la de patata confitada, gordita y bien cuajada, o la de patata más crujiente, fina y poco hecha. En casa nos inclinamos por la primera.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
2 patatas (unos 400 g)
1 cebolla grande (unos 200 g)
4 huevos
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración
1. Se pelan las patatas y se cortan en láminas irregulares no demasiado finas. Se corta la cebolla en juliana o en dados.

2. Se fríen la patata y la cebolla, con un poco de sal, en 6-8 cucharadas de aceite de oliva, a fuego medio y tapadas. Cuando la patata y la cebolla estén blanditas, se sube un poco el fuego para que adquieran un color dorado.

3. Se baten bien los huevos y se les pone una pizca de sal. Se mezclan las patatas y la cebolla, bien escurridas del aceite, con el huevo. Se cuaja la tortilla por los dos lados en una sartén con un poco de aceite.

Si queréis ver el proceso de elaboración de una tortilla muy parecida a la que acabo de explicar, os remito al blog de El cocinero fiel, que hace una estupenda. Un día de estos, yo también le voy a poner ajo.

Menú:
Tortilla de patata y cebolla

miércoles, 23 de febrero de 2011

Ensalada de espinacas, espárragos y nueces

Que sea invierno no quiere decir que haya que renunciar a las verduras crudas en ensalada. Por eso, os propongo hoy una, cuyo ingrediente principal es la espinaca, producto de invierno por excelencia.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
200 g de espinacas frescas (de las llamadas baby)
6-8 espárragos de Navarra
20-25 g de nueces
½ cucharadita de mostaza (de Dijon, a la antigua…)
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración
1. Se ponen las espinacas, bien limpias, en una ensaladera y se les cortan los rabillos más largos.

2. Se cortan los espárragos en trozos de 2 cm y se parten las nueces de forma irregular. Se añaden a las espinacas.

3. Se hace el aliño con la mostaza, 2-3 cucharadas de aceite de oliva y la sal. Se bate para que los ingredientes queden perfectamente integrados. Se aliña la ensalada y se remueve bien.

Se trata de una ensalada muy sencilla, que también se puede hacer con espinacas normales. En tal caso, se lavan bien las hojas y se pican. El toque interesante y un poco ácido se lo da la mostaza, por lo que no es necesario poner nada de vinagre.

Menú:
Ensalada de espinacas, espárragos y nueces

martes, 22 de febrero de 2011

Merluza con puerro, patata y zanahoria

En cuestiones culinarias, salta a la vista que me gustan las cosas sencillas. Este plato lo muestra una vez más: con ingredientes bastante accesibles y una elaboración muy básica resulta una comida saludable, de fácil digestión y deliciosa.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
2 rodajas gruesas de merluza (de unos 150 g cada una)
1 puerro
1 patata pequeña
2 zanahorias
1-2 dientes de ajo
Perejil
Agua
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración
1. Se limpian el puerro y la zanahoria y se cortan en rodajas de 1 cm aproximadamente. Se pela la patata y se corta en trozos irregulares. Se cuecen las verduras en agua con sal y los dientes de ajo. Una vez cocidas, se reservan.

2. En el agua de cocer las verduras, se hacen al vapor o se hierven las rodajas de merluza, previamente saladas.

3. Aparte, se trituran los dientes de ajo cocidos, el perejil, 2 cucharadas del caldo de la cocción, otras 2 cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal, para obtener una mayonesa muy ligera que acompañe la merluza y la verdura.

A mí me entusiasman este tipo de recetas que huyen de la sofisticación, aunque soy consciente de que no todo el mundo es del mismo parecer: debe ser cuestión de la edad.

Menú:
Merluza con puerro, zanahoria y patata

lunes, 21 de febrero de 2011

Alcachofas con almendra

Esta receta de alcachofas es muy sencilla. Yo, que no me complico la vida, he optado por utilizar alcachofas congeladas; pero, ahora que están de temporada, quien tenga tiempo de limpiarlas puede echar mano de las naturales.

Foto: Mica Sant
Ingredientes para 2 personas
300 g de alcachofas (naturales, congeladas o en conserva)
2 dientes de ajo
6-8 almendras
Agua
Aceite de oliva virgen
Perejil
Sal

Elaboración
1. Se limpian las alcachofas y se cuecen en agua hirviendo con sal unos 5 min hasta que estén al dente (si son congeladas, seguir las instrucciones del envase). Se cortan en 2 o 4 trozos según el tamaño que tengan.

2. En una cazuela, con 2 cucharadas de aceite, se fríen los dientes de ajo y las almendras. Se sacan y se trituran con ½ vaso de agua de la cocción de las alcachofas y un poco de perejil.

3. Se ponen las alcachofas en la cazuela anterior, se les echa el triturado y se dejan cocer a fuego medio para que queden completamente tiernas, se mezclen los sabores y reduzca el caldo. Se ponen a punto de sal.

En realidad, esta será mi cena, pues hoy salgo a comer con unos amigos. Está claro que muchos de los primeros platos que voy proponiendo son magníficas cenas, puesto que son rápidas, fáciles y ligeras.

Menú:
Alcachofas con almendra

domingo, 20 de febrero de 2011

El camino de los Aranases con raquetas de nieve

Foto: Mica Sant
Una fantástica forma de disfrutar de la montaña en invierno, sin aglomeraciones y sin colas, es apuntarse a una excursión con raquetas de nieve. El trayecto escogido ha sido el camino de los Araneses, situado en el valle de Benasque, dentro del Pirineo oscense.

La ruta, que ha durado algo más de dos horas y media, comienza en Llanos del Hospital, cruza el río Ésera, se adentra en una zona boscosa de pino negro y llega hasta el Pla d’Están, al pie del Portillón de Benasque, antaño paso histórico para el transporte de mercancías entre Francia y España.

El día ha amanecido soleado, limpio y brillante, lo que ha permitido contemplar un cielo azul intenso recortado por las pardas montañas, la nieve blanquísima recién caída y el verde negruzco de los árboles; colores casi planos, sin matices ni apenas sombras: todo un disfrute para la vista. Pero, sin duda, lo que más me gusta de estas salidas al campo o a la montaña es el aire, frío y puro, y el silencio, salpicado apenas de un rumor de viento o de agua y de algún pajarillo, no sé si valiente o despistado. Con este ánimo, uno vuelve renovado a la ciudad… y a la rutina.

viernes, 18 de febrero de 2011

Croquetas de pollo y jamón

Llega el fin de semana y, con él, el descanso y la tranquilidad… O no. En esta ocasión, os propongo una receta, también clásica, que sirve tanto de primer plato como de segundo o como picoteo.

Foto: Mica Sant
Ingredientes
Unos 200 g de pollo
Unos 75 g de jamón serrano
1 cebolla
50 g de harina
450 ml de leche
Nuez moscada
1-2 huevos
Pan rallado
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración
1. Se pica la cebolla y se fríe, en 2-3 cucharadas de aceite y con un poco de sal, a fuego lento hasta que quede transparente y blandita. Se pican el pollo (sobrante de una sopa o un cocido) y el jamón, y se añaden a la cebolla. Se mezclan bien.

2. Se agrega la harina y se cocina para que pierda el sabor a crudo. Después se va echando la leche sin dejar de remover, durante 8-10 min, para que la bechamel quede fina. Por último, se prueba el punto de sal y se le añade un poco de nuez moscada rallada.

3. Se deja enfriar la masa protegiéndola con un plástico de cocina. Una vez fría, se da forma a las croquetas y se rebozan pasándolas por pan rallado, huevo y pan rallado otra vez. Se fríen en abundante aceite caliente.

Con estas cantidades, salen de 30 a 35 croquetas, en función de la paciencia que cada uno tenga y lo rápido que quiera acabar. Se trata de una receta algo más elaborada de las que suelo hacer habitualmente, pero vale la pena invertir un ratito más; porque las croquetas se pueden congelar y te sacan de más de un apuro. ¡Buen fin de semana a todos!

Menú:
Croquetas de pollo y jamón

jueves, 17 de febrero de 2011

Sopa de ajo heterodoxa

El día ha salido lluvioso y apetece una sopa. Y qué mejor sopa que una clásica de ajo. Reconforta y, si el sol no brilla fuera, al menos que brille por dentro.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
2-3 dientes de ajo
1 trozo de pan del día anterior (unos 20 g)
½ cucharadita de pimentón dulce
700-750 ml de caldo de ave (o agua)
1 loncha de jamón serrano
1 huevo
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración
1. En una sartén con bastante aceite, se fríen los dientes de ajo cortados en 4 trozos, se sacan, se machacan un poco con el tenedor y se reservan. A continuación, se corta el pan en láminas irregulares y finas; se fríen en ese aceite hasta que se doren y se reservan.

2. En una olla, se pone el pan frito con una pizca del aceite de haberlo frito, el ajo machacado y el pimentón; se remueve con una cuchara y, rápidamente, se añade el caldo. Se deja cocer 15-20 minutos para que el pan se esponje y la sopa tome el sabor del ajo.

3. Por último, se añade el jamón cortado en dados y el huevo, que se romperá en la misma sopa con ayuda de una cuchara.

Estoy segura de que habrá mucha gente que se lleve las manos a la cabeza con mi forma de hacer esta sopa, no por los ingredientes, sino por el procedimiento. Sin embargo, ¿no están los platos tradicionales para adaptarlos al gusto personal? Yo creo que sí y este es uno de esos casos.

Menú:
Sopa de ajo heterodoxa

miércoles, 16 de febrero de 2011

Pasta con espinacas, rape y mejillones

Confieso que esta receta no sé de dónde la he sacado: de algún periódico, revista o programa de televisión. Si alguien la ha visto por ahí y puede informar de la fuente… Lo que sí sé es que gustó mucho cuando la probamos.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
200 g de pasta (espirales, macarrones o similar)
10-12 mejillones (naturales o en conserva)
1 lomito de rape de unos 250 g
250-300 g de espinacas tiernas (u hojas de acelga)
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal y pimienta

Elaboración
1. En una sartén se doran los 2 dientes de ajo picados; después, se saltean a fuego fuerte las espinacas (frescas o congeladas) con un poco de sal.

2. Aparte, se saltea el rape, también a fuego fuerte, con una pizca de sal, cortado en dados de 1 cm; se abren los mejillones al vapor (pueden ser en conserva) y se sacan de las conchas.

3. Se añaden el rape y los mejillones a las espinacas, y se mezcla todo bien con la pasta previamente cocida en abundante agua con sal. Se pone a punto de sal y pimienta.

Recomiendo utilizar una pasta seca corta para este plato, porque parece que los ingredientes se mezclan mejor, aunque lo cierto es que no duran mucho en el plato. La receta es flexible: se pueden utilizar espinacas o acelgas (frescas o congeladas) y mejillones frescos o en conserva, pero siempre de buena calidad. A lo único que no se puede renunciar es al rape fresco.

Menú:
Cogollos con puerro y jamón
Pasta con espinacas, rape y mejillones

martes, 15 de febrero de 2011

Crema de borraja

Vuelve el frío, para eso estamos en febrero, y con él una receta muy sencilla, pero con un sabor muy delicado. Al fin y al cabo su ingrediente principal es la borraja, una de mis verduras preferidas, como ya he comentado en alguna otra ocasión.

Foto: Mica Sant
Ingredientes para 2 personas
300 g de borraja (en conserva
1 patata mediana
2 dientes de ajo
250-300 ml de agua
1 loncha de jamón serrano
Aceite de oliva virgen
Sal y pimienta negra

Elaboración
1. Se pela, se corta y se cuece la patata en 250 ml de agua con un poco de sal. Se pican los dientes de ajo, se fríen en 2 cucharadas de aceite y se rehoga la borraja.

2. Se mezclan la borraja y la patata con el agua de la cocción y se trituran hasta que quede una crema fina. Si fuera necesario se añade un poco más de agua y se pone a punto de sal y pimienta.

3. Se sirve con un hilo de aceite de oliva crudo y el jamón picado y frito.

Soy consciente de que estoy haciendo publicidad gratuita de algunas marcas cuando las recomiendo para preparar algún plato, pero es que es inevitable… Si alguien conoce otras de calidad igual o superior, sería estupendo que compartiera esa información con los demás. Gracias por adelantado.

Menú:
Crema de borraja

lunes, 14 de febrero de 2011

Pollo con salsa de choriceros y almendra

Hoy comienza el día con problemas técnicos: imposible conectarse a Internet. Esto de la tecnología está muy bien y, por supuesto, yo me beneficio de ella, pero cuando no funciona… Mientras se arregla o no se arregla, voy adelantando la receta de hoy: un plato de toda la vida de mi madre, que, siempre que lo hago, el éxito es total; así que os animo a probarlo.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
½ kg de pollo en trozos
4 dientes de ajo
1-2 pimientos choriceros
10-12 almendras tostadas
½ vaso de vino blanco
½ vaso de agua
Aceite de oliva virgen
Sal

Elaboración
1. En 2 cucharadas de aceite de oliva virgen, se fríen los dientes de ajo troceados, se sacan y se reservan. Se pasan los pimientos choriceros por el aceite caliente cuidando de que no se quemen. Se trituran los ajos, los pimientos y las almendras tostadas con el agua.

2. En el aceite anterior, se dora el pollo a fuego fuerte por todos los lados. Se añade el vino y se deja que se evapore el alcohol.

3. A continuación, se añade el triturado, se baja el fuego y se deja cocer el pollo unos 30 min tapado a fuego medio y otros 15 min destapado, hasta que la carne esté tierna y bien hecha por dentro, y la salsa quede bastante espesa.

¡Por fortuna, finalmente, funcionó la conexión! También quiero comentar que, a partir de hoy, iré sugiriendo menús sencillos y saludables para cada día de la semana, elaborados con las recetas nuevas que vaya publicando y las que ya están publicadas. Espero que sean de utilidad para todos.

Menú:
Pollo con salsa de choriceros y almendra

domingo, 13 de febrero de 2011

Lo que hemos comido

Este fin de semana he acabado de leer un libro que hacía tiempo rondaba por casa y que, hasta hace poco, no me he decidido a hincarle el diente. Y viene muy a cuento lo del diente, porque se trata de una obra muy recomendable para todos los interesados en la gastronomía en general y en la cocina tradicional catalana en particular: Lo que hemos comido, Barcelona, Destino, 1997.

Josep Pla no nos ofrece un recetario, sino más bien un recorrido personal, con un toque de añoranza, por los sabores y los olores de otro tiempo. En 400 páginas caben las sopas de pescado y de tomillo (esa de la que yo hice mi versión hace unos días), el cocido catalán o escudella i carn d’olla, el arroz con su sofrito elaborado muy lentamente, el genial derivado del cerdo que es la butifarra, el pollo de masía guisado con almendras, las humildes verduras siempre de temporada, los pescados a la brasa, las salsas de tanto carácter como el romesco o el ajoaceite… y mucho más; pues no se olvida Pla de la gastronomía de otros puntos de España ni tampoco de la centroeuropea o la francesa.

El ideal culinario de Pla es la simplicidad y la ligereza, las grandes amigas de la buena digestión; una cocina sin extravagancias y estacional, elaborada sin prisas y equilibrada en cuanto a los ingredientes. Por eso, a lo largo del libro no deja de repetir unas palabras de su madre, para él fundamentales: «En la cocina se ha de poner de todo… ¡Pero poco!». Solo quiero añadir que, en lo fundamental, estoy de acuerdo con su ideal culinario, aunque pueda haber muchos que discrepen; pero, claro está, en cuestiones del gusto, cada uno tiene el suyo.

viernes, 11 de febrero de 2011

Garbanzos con manos de cerdo

¡Ah! Hoy se me ha hecho muy tarde, pero aquí estoy un día más con otro de mis guisos de viernes, cuyo ingrediente principal son las legumbres: en este caso, garbanzos. Es una cazuela muy invernal y calórica, pero un día es un día.

Ingredientes para 2 personas comilonas
Foto: Mica Sant
300 g de garbanzos
1 mano de cerdo cocida y troceada
1 tomate mediano
1 zanahoria pequeña
½ cebolla
½ puerro
2-3 dientes de ajo
Aceite de oliva
1 cucharadita de pimentón
Sal, laurel y 1 clavo de olor

Elaboración
1. En una olla se ponen a cocer en ½ l de agua el tomate, la cebolla, el puerro, la zanahoria, los dientes de ajo y el laurel. Se cuecen las verduras hasta que estén tiernas.

2. Una vez cocidas, se sacan, se trituran (salvo el laurel) y se vuelven a añadir al caldo, junto con los garbanzos cocidos y la mano de cerdo deshuesada y troceada. Se deja a fuego lento unos 15 min para que espese el caldo.

3. En  una sartén, se calienta 1 cucharada de aceite de oliva y se fríe el pimentón fuera del fuego. Se añade al guiso junto con el clavo de olor machacado con el mortero, se remueve y se deja unos minutos más. Se pone a punto de sal.

Es curioso como el caldo espesa en cuanto pones los trocitos de manos de cerdo y le das dos vueltas. Yo siempre dejo que cueza el conjunto unos minutos para que se integren bien los sabores. Es un plato que está riquísimo. ¡Buen fin de semana a todos!



Menú:
Garbanzos con manos de cerdo

jueves, 10 de febrero de 2011

Sopa de tomillo con verduritas

Mi versión, muy, muy libre, de una típica sopa catalana es lo que presento hoy como primer plato. En realidad, más que de una versión se trata de otra receta, porque la que os propongo sustituye el pan y el huevo de la de toda la vida por verduras de invierno. De todas formas, puedo afirmar que la inspiración me llegó a través de esa sopa tradicional y más adelante entenderéis por qué...

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
750 ml de caldo de ave
4 ramas de tomillo
1 patata pequeña
1 zanahoria
1 rama de apio
4 hojas de acelga
Sal

Elaboración
1. Se lavan bien las ramas de tomillo dejándolas un rato en agua; se pone el caldo de ave a hervir y, cuando empiece la ebullición, se echa el tomillo, se retira y se infusiona durante 4-5 min. Después se cuela.

2. En ese caldo se cuecen las verduritas: el apio y las hojas verdes de acelga, cortados muy pequeñitos, y la zanahoria y la patata, ralladas con un rallador grueso.

3. Se cuecen durante unos 15-20 min a fuego medio para que la patata casi se deshaga y espese el caldo. Se pone a punto de sal.

A mí me encantan las sopas y las verduras, así que os animo a preparar esta receta, que me parece muy sabrosa y revitalizante. He de decir que el tomillo y el apio aportan unos sabores muy característicos, que quizá no gusten a todo el mundo, pero si uno no prueba…



Menú:
Sopa de tomillo con verduritas

miércoles, 9 de febrero de 2011

Lasaña exprés de carne y tomate

El plato de hoy se lo dedico a la única persona que por el momento me ha visitado, para animarla a que siga haciéndolo e incluso a que deje sus comentarios. Generalmente, la lasaña es una receta bastante elaborada y requiere su tiempo, pero si seguís mis consejos en menos de 1 hora estará lista para comer.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
4-6 placas de lasaña
400 g de carne picada (mezcla de cerdo y ternera)
1 lata pequeña de tomate troceado
½ l de bechamel
30-40 g de harina
Aceite de oliva virgen
Pimienta y orégano
Sal y azúcar

Elaboración
1. En una sartén, con 2 cucharadas de aceite, se fríe a fuego vivo la carne hasta que deje de tener aspecto de crudo. A continuación, se va añadiendo el tomate troceado de 2 en 2 cucharadas sin bajar el fuego para que se vaya mezclando con la carne. Por último se pone sal, pimienta, orégano y un poco de azúcar, y se baja el fuego.

2. Mientras se terminan de freír la carne y el tomate, se ponen las placas de lasaña en agua caliente siguiendo las instrucciones del fabricante, y aprovechamos para hacer una bechamel ligera, con leche, harina, sal y aceite de oliva en lugar de mantequilla.

3. Una vez que están listos todos los ingredientes, se comienza a montar la lasaña: una capa de pasta, otra de carne y otra de bechamel; así hasta formar 2 o 3 pisos. Por último, se espolvorea con queso rallado y se hornea 30 min a 180º.

El truco está en utilizar láminas de lasaña precocidas, que solo hay que poner a remojar en agua caliente durante unos 20 min; es decir, mientras se prepara el relleno. Es una pasta estupenda, pues no se pega, no se rompe y no se pasa y, además, la calidad es excelente.



Menú:
Lasaña exprés con carne y tomate

martes, 8 de febrero de 2011

Cardo con jamón y almendras

La verdura que he cocinado hoy es la típica de invierno que, debo reconocer, nunca compro fresca, porque resulta muy pesado y engorroso limpiarla; así que opto por alguna buena marca que la ofrezca ya cocida o congelada, pese a saber que seguramente me estoy perdiendo algo…

Foto: Mica Sant
Ingredientes para 2 personas
300 g de cardo cocido
1 dientes de ajo
1 loncha de jamón
12 almendras tostadas
½ vaso de agua
Aceite de oliva virgen
Perejil
Sal

Elaboración
1. En una sartén con 2 cucharadas de aceite, se fríe el jamón cortado en dados y, a continuación, se añade el cardo cocido y se rehoga.

2. Se trituran las almendras con el diente de ajo crudo y el perejil en medio vaso de agua.

3. Se echa el triturado al cardo, se pone a punto de sal y se deja cocer 5-10 min para que se consuma prácticamente el agua. Se espolvorea con perejil picado.

Si de lo que se trata es de comer sano y bien sin muchas complicaciones, he aquí un plato sencillo, estupendo para tomarlo antes de un pescado o una carne. Claro que siempre hay algún valiente que tiene tiempo de limpiar los cardos y cocerlos (unos 90 min): a estos les aconsejo ver el vídeo del Parador de Sos del Rey Católico donde los preparan de maravilla. ¡Buen provecho!


Menú:
Cardo con jamón y almendras

lunes, 7 de febrero de 2011

Estofado de cerdo con lombarda y calabaza

Esta receta combina un típico ragout francés con alguna idea que me ha llegado desde El cocinero fiel. El resultado es un plato que no necesita acompañamiento, pues en él intervienen la carne y la guarnición de verduras: no hace falta nada más para aguantar todo el día.

Ingredientes para 2 personas
Foto: Mica Sant
½ kg de cerdo en dados (lomo, jamón, etc.)
2 dientes de ajo
1 cebolla grande
Aceite de oliva virgen
1 ramillete de hierbas aromáticas
150 g de col lombarda (o blanca)
150 g de calabaza
Agua y sal

Elaboración
1. En 3-4 cucharadas de aceite se echan los dientes de ajo pelados y un poco machacados. A continuación se va añadiendo la carne poco a poco para que el aceite no pierda temperatura, y se dora a fuego vivo. Una vez dorada la carne, se añade la sal, el ramillete de hierbas y la cebolla picada; se rehoga un poco y se cubre con agua. Se deja cocer tapada a fuego lento durante 30 min.

2. Aparte, se cuece la col lombarda, cortada en juliana, durante 15 min en agua hirviendo con sal. Se escurre y se añade a la carne pasados los 30 min. Se mezcla y se deja cocer otros 15 min con la cazuela destapada.

3. Se corta la calabaza en dados y se saltea a fuego vivo en una sartén con 1 cucharada de aceite y un poco de sal. Cuando esté dorada, se añade al guiso; se remueve con cuidado para mezclar los ingredientes y se retira del fuego. Se deja reposar 5 min.

Et voilà…, otra receta fácil de preparar, sin complicaciones y muy buena para el invierno.



Menú:
Estofado de cerdo con lombarda y calabaza

domingo, 6 de febrero de 2011

Calçotada en Valls

Estoy perezosa. Y no es extraño después del trajín del día de ayer. Lo pasamos con un grupo de amigos en Valls, centro productor por excelencia del calçot, reconocido con el sello de Indicación Geográfica Protegida. Para los que no sean de Cataluña y nunca hayan venido por aquí, diré que el producto en cuestión es una especie de cebolleta, que está en su punto entre enero y abril, se prepara a la brasa y se come acompañada de la salsa más famosa de Tarragona: el rico romesco.

Claro que, cuando uno se reúne con un grupo de amigos para la llamada calçotada, no se limita a comer las cebolletas. En esta ocasión, hemos elegido el restaurante Cal Ganxo, que ofrece un menú súper sencillo, hecho a la brasa de principio a fin, muy completo y representativo, creo, de la cocina rural catalana: calçots con la salsa romesco para empezar; a continuación, butifarras (frescas y negras) y chuletillas de cordero, guarnecidas con unas tiernas alubias blancas y unas excelentes alcachofas; y, de postre, crema catalana y naranjas. Todo, por supuesto, acompañado de vino, cava y café. No está mal.

El lugar, además, es muy curioso, porque se trata de una masía del siglo xviii, dedicada exclusivamente a este negocio, de noviembre a abril, y pare usted de contar. Ah, eso sí, quien quiera degustar los calçots en este lugar tan típico y tradicional deberá hacer la reserva con muchos meses de antelación. Nosotros ya la hemos hecho para el año que viene.

viernes, 4 de febrero de 2011

Alubias blancas con sepia y gambas

Un viernes más y una receta de legumbres más. Esta, en mi opinión, es espectacular: probadla y ya me diréis.

Foto: Mica Sant
Ingredientes para 2 personas
300 g de alubias cocidas
1 sepia
4-6 gambas rojas
½ puerro
1 rama de apio
1 tomate maduro
1 diente de ajo
250-300 ml de caldo de pescado
Aceite de oliva
Sal

Elaboración
1 Se pica el puerro, el apio y el ajo, y se rehogan en 2 cucharadas de aceite hasta que empiece a estar transparente. Se añade el tomate rallado y se deja sofreír 15-20 min mientras se hace el caldo de pescado.

2. Aparte, se saltea la sepia, cortada en cuadrados, con 1 cucharada de aceite hasta que esté dorada; se reserva. Se añade el caldo al sofrito y, a continuación, la sepia. Se deja cocer 5 min. Se añaden las alubias blancas y se remueven lentamente para que espese el caldo, pero cuidando de que no se rompan. 

3. Se saltean las gambas en una sartén con 1 gota de aceite, se pelan, y se añaden a las alubias (las cabezas se ponen en un colador y se machacan sobre el guiso para que el jugo se mezcle con el caldo).

Sobre el caldo de pescado, he de decir que he usado las espinas y la cabeza de la corvina que cociné hace un par de días. ¡Es una pena que no tuviera restos de rodaballo!, porque la gelatina del pescado más la fécula de las alubias me imagino que deben dar como resultado un guiso sensacional. Os remito, por este motivo, al fumet de rodaballo de Mercado Calabajío, pues seguro que acertaréis con él. Yo tendré que conformarme con probarlo otro día.



Menú:
Alubias con sepia y gambas